Explorar más campañas

Conducir la adicción: Fórmula 1 y la publicidad del tabaco

El tabaco no tiene cabida en la Fórmula 1 ni en ningún deporte

En 2019, el deporte de la Fórmula 1 aceptó US$ 100 millones en patrocinios de la industria tabacalera, lo que la convierte en una de las últimas series deportivas mundiales que permite a las compañías tabacaleras comercializar sus marcas y productos a los fanáticos.

¿Por qué la industria tabacalera está tan ansiosa por patrocinar la F1? Los fanáticos de la F1 son abrumadoramente jóvenes, hombres y ricos: los clientes ideales de las grandes tabacaleras. Ya que más del seis por ciento de la población mundial mirando, esta es una audiencia a la que la industria quiere seducir desesperadamente.

Pero con la prohibición de publicitar explícitamente los productos de tabaco, la industria se volvió creativa. Las compañías tabacaleras han encontrado formas de mantener sus marcas frente a los clientes potenciales mediante campañas publicitarias como Mission Winnow (Philip Morris International) o A Better Tomorrow (British American Tobacco). El gasto de las compañías tabacaleras también les da acceso a una vía de publicidad bidireccional: PMI no solo consigue poner su marca en el equipo Ferrari, sino que también ha utilizado los coches de Ferrari en sus anuncios de cigarrillos fuera de la pista.

Para el cierre de la temporada 2020, la Fórmula 1 habrá ganado US$ 4.5 mil millones de patrocinios de tabaco a lo largo de los años, y ha expuesto a millones de fanáticos a anuncios de productos dañinos y adictivos.

El tabaco no tiene cabida en los deportes. La FIA debería estar a la altura de sus compromisos anteriores y mostrar la bandera a cuadros en todos los patrocinios de tabaco ahora.