Regresar

Adicción a cualquier precio: Philip Morris International al descubierto

PMI ha gastado millones de dólares diciendo que quiere lograr un "mundo sin humo", pero sus acciones cuentan una historia diferente.

Philip Morris International (PMI) ha gastado millones de dólares en decirle al público que quiere lograr un “mundo libre de humo”.

Los investigadores de STOP analizaron esa afirmación y formularon dos preguntas:

  1. ¿Coinciden las acciones de PMI con su retórica?
  2. ¿Debemos confiar en PMI para reducir el daño que la epidemia de tabaquismo que ha causado?

A través de nuestra extensa investigación de información disponible públicamente, datos de analistas de la industria y documentos de la compañía, llegamos a la conclusión de que PMI está haciendo a las personas adictas a su producto IQOS porque su negocio de cigarrillos está amenazado. La supervivencia de la compañía depende de enganchar a una nueva generación de usuarios, incluidos los jóvenes, en sus productos.

Una empresa amenazada genera una nueva epidemia de lucro

Las ventas mundiales de cigarrillos han caído alrededor de un 20% durante la última década gracias en gran parte a políticas efectivas como los impuestos al tabaco y las prohibiciones de comercialización. En nuestro análisis se muestra que PMI lanzó IQOS en mercados donde la gente ya fumaba menos y donde las regulaciones eran más estrictas.

La estrategia de marketing y precios de PMI para IQOS parece estar dirigida a establecer una marca aspiracional más que a alentar a los fumadores a dejar de fumar. De hecho, PMI sigue haciendo todo lo posible para vender tantos cigarrillos como sea posible.

Una cartera de productos adictiva en todos los países es una receta para obtener beneficios a largo plazo, no para la salud a largo plazo.

Los documentos filtrados de PMI de 2014 revelan la verdad sobre la visión libre de humo de PMI: los “productos de riesgo reducido” se consideran esenciales para “impulsar el crecimiento futuro”, “normalizar” la imagen de la compañía y permitirle dar forma a la regulación según su propio interés.

El dinero es el ÚNICO motivo, no la salud.

Lo que dice PMI no coincide con lo que está haciendo

Un documento interno de Philip Morris de 1981 decía: “El adolescente de hoy es el cliente potencial del mañana”. Esa actitud persiste: PMI depende de los nuevos consumidores jóvenes para sobrevivir. Y lo hace. La evidencia confirma que PMI continúa dirigiéndose a los jóvenes con sus cigarrillos, por ejemplo, comercializándolos en eventos para jóvenes como festivales de música. Y PMI ha estado reclutando personas de hasta 19 años para promover IQOS.

Para noviembre de 2019, IQOS se había lanzado en países donde el tabaquismo estaba disminuyendo y la regulación era más fuerte.

Mientras tanto, PMI continúa perpetuando la epidemia de tabaquismo que ya causó. Lejos de renunciar a los cigarrillos, ha invertido en nuevas marcas de cigarrillos; compró nuevas empresas de cigarrillos; ha establecido nuevos acuerdos de fabricación; ha impugnado la regulación efectiva; y ha socavado deliberadamente el primer tratado mundial sobre salud del mundo, el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco.

En 2018, PMI vendió 740 mil millones de cigarrillos en todo el mundo y aseguró a los inversores que sigue “comprometido en mantener una participación líder en la categoría internacional de cigarrillos”.

La industria tabacalera utiliza la “reducción de daños” para aumentar las ventas y mejorar su imagen.

Siempre que las compañías tabacaleras se han enfrentado a una amenaza importante, han introducido nuevos productos con la promesa de que serían menos dañinos. Utilizaron estos productos para proteger sus ventas y posicionarse como parte de la solución, y volver a conectarse con los legisladores. En última instancia, simplemente socavaron el progreso al tiempo que proporcionaron a la industria una nueva forma de ganar dinero.

1950 a 1970

Filtros y “cigarrillos ligeros”

1970 a 2000

Raciones de tabaco sin humo y snus

2000 a la actualidad

Cigarrillos electrónicos

IQOS se había lanzado en países donde el tabaquismo estaba disminuyendo y la regulación era más fuerte.

El grupo tapadera de PMI confundirá a los consumidores y a los responsables de la formulación de políticas

La Foundation for a Smoke-Free World afirma que es un organismo científico independiente, transparente. En realidad, la fundación depende totalmente de la financiación de PMI. Nuestra investigación explica cómo las actividades de la fundación parecen estar coordinadas con PMI. Concluimos que está operando efectivamente como un brazo de relaciones públicas y cabildeo de la compañía tabacalera.

El análisis de STOP es que la fundación ha fracasado en su búsqueda de legitimidad e influencia.

  • PMI sigue siendo su único financiador.
  • Muchos investigadores creíbles han rechazado la financiación.
  • Revistas creíbles han rechazado su investigación.
  • Ogilvy, su agencia de publicidad, anunció que ya no trabaja con la fundación “para evitar cualquier conflicto con sus clientes de salud”.
  • La rotación de personal es alta.
  • Los eventos se han cancelado por falta de interés.
  • A pesar de invertir millones de dólares en relaciones públicas, la cobertura de los medios es en gran medida escéptica”.

Críticamente, la OMS y cientos de expertos en salud pública mundial declararon que no trabajarán con la fundación.

Concluimos que PMI persigue la adicción a cualquier costo y su afán de lucro es incompatible con la salud.

STOP recomienda que:

  • Los formuladores de políticas excluyan a la industria tabacalera y la investigación financiada o vinculada al tabaco de los debates sobre políticas sobre el control del tabaco y los productos alternativos.
  • Los defensores y la comunidad de salud pública continúen responsabilizando a la industria.
  • Los consumidores no apoyen un negocio que crea una cartera de productos adictivos y mortales que a la vez luchan contra los esfuerzos para reducir el tabaquismo.
  • Los periodistas cuestionen la discrepancia entre las afirmaciones de PMI y su comportamiento real.
  • Las universidades rechacen la financiación de todas las compañías tabacaleras y sus aliados, como el grupo tapadera de PMI, la Foundation for a Smoke-Free World.
  • Las revistas de investigación se nieguen a publicar investigaciones financiadas por las compañías tabacaleras y sus aliados.